Tarta Red Velvet - Receta Actualizada

By 14:01

¿Sabéis cuál es una de mis tartas favoritas? Pues sí, la Red Velvet. Con ella gané un concurso de mi barrio hace unos años y desde entonces soy FAN de esta tarta.

El otro día me hicieron un encargo, y volvieron a darme libertad para hacer la tarta ¡cuánto confían en mí! Y como me gusta tanto, y sale tan rica... pues decidí hacerla de Red Velvet o lo que es lo mismo: tarta de terciopelo rojo.

En el blog tengo una receta desde 2013, pero esta vez la he actualizado. Los cambios no son muchos pero, ahora he utilizado buttermilk en lugar de yogur y también e introducido el vinagre blanco. Vamos, me he adaptado un poquito a la receta americana original.

Vosotros decidís si queréis hacerla con la versión actualizada o la antigua. De las dos formas sale ¡riquísima!
En este formato, he optado por una Layer Cake o tarta a capas. Es de 15 cm. de diámetro y cuatro capas, y salen unas 15 raciones. Pero como siempre, sois libres de hacer una tarta con moldes más grandes, con menos capas o como más os guste ¡poder imaginativo!

La verdad, quedó preciosa y muy elegante. Y como no... ¡los comensales encantados!

Os dejo con la receta :)

Ingredientes para los Bizcochos:
200 ml. de leche
Zumo de un limón
120 ml. de aceite suave (yo he utilizado girasol)
2 huevos
280 gr. de harina
280 gr. de azúcar
20 gr. de polvo de cacao puro
1 cucharadita de bicarbonato
10 ml. de vinagre blanco de manzana
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/4 de cucharadita de sal
Colorante en pasta rojo

Ingredientes para la Crema:
350 ml. de nata para montar
250 gr. de queso crema (tipo philadelphia)
250 gr. de mascarpone
120 gr. de azúcar glas
1 cucharadita de extracto de vainilla.

Elaboración de los bizcochos:
Añadimos el zumo de un limón a la leche, removemos un poquito y reservamos 15 minutos. Con esto conseguiremos hacer una buttermilk casera que nos aportará jugosidad a los bizcochos.
Tamizamos la harina junto con el cacao y la sal. Reservamos.


Batimos el azúcar con el aceite y cuando esté bien mezclado añadimos los huevos previamente batidos de uno en uno. Hasta que el primero no esté incorporado, no agregamos el segundo.
Seguimos batiendo e incorporamos la cucharadita de extracto de vainilla y el vinagre blanco de manzana.


 
Ahora, vamos alternado los ingredientes secos y los líquidos:
  1. Vamos añadiendo cucharadas de la harina tamizada mientras batimos a baja velocidad.
  2. Cuando esté integrado agregamos un poquito de la leche con zumo de limón que teníamos reservada, veréis que le han salido grumitos; no pasa nada porque eso era lo que queríamos conseguir.
  3. Vamos haciendo esto hasta terminar de incorporar todo.


Para finalizar, teñimos la masa con colorante rojo en pasta. La cantidad de colorante es a elección, hasta que consigáis el tono rojo deseado. Si lo hacéis con colorante líquido, es muy probable que después del horneado, el color desaparezca; por ello recomiendo que el colorante sea en pasta o gel. Batimos bien hasta que todo el colorante tiña la masa por igual.

Calentar unos 20 ml. de agua en el microondas, añadir la cucharadita de bicarbonato, mezclar y añadir a la masa.


Precalentar el horno a 180º calor arriba y abajo durante 10 minutos.
Engrasar los moldes que vayamos a utilizar con un poquito de aceite y repartir la masa entre ellos.


Hornear los bizcochos a 180º calor arriba y abajo durante 25 minutos.
Sacar del horno y dejar reposar 10 minutos.
Pasado este tiempo, desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla.

Cuando estén frios, los nivelamos con ayuda de una lira o un cuchillo. Los restos de bizcocho que sobran no los tiréis, con ellos haremos unas miguitas para la decoración final.
Envolvemos cada bizcocho de manera individual en papel film y los guardamos en la nevera durante 20-30 minutos.

Elaboración de la Crema de Queso:
En un bol, poner el queso crema y el queso mascarpone junto con la cucharadita de extracto de vainilla y el azúcar glas tamizado.
Batir con las varillas hasta que todo esté integrado y mientras seguimos batiendo añadir la nata bien fría. Batir hasta montar.




Montaje y Decoración:
La tarta la vamos a montar sobre un plato de cartón para tartas, pero si no disponéis de uno podéis recortar un cartón y forrarlo con papel de aluminio o montar la tarta en el mismo plato de presentación.

Ponemos un poquito de crema en el centro de la base del plato y colocamos encima un bizcocho.
Cubrimos con más crema y colocamos otra capa de bizcocho. Así hasta cubrir con la cuarta capa.

Cubrir toda la tarta, incluidos los laterales con crema. Esta capa debe ser muy finita, es una capa recogemigas y nos permite fijar las miguitas que van soltando los bizcochos. La llevamos a la nevera durante 20 minutos.



Ahora ya podemos cubrir la tarta con una capa más gruesa de crema. Os aconsejo no meter la espátula con la que estáis cubriendo la tarta en el propio bol de la crema; podemos llenarla de migas rojas y eso no nos interesa. Por eso, utilizar una cuchara para racionar la crema sobre la tarta y una espátula para extenderla.

Una vez cubierta por completo, la alisamos bien con una espátula o una rasqueta. Si tenéis un plato giratorio, os servirá de gran ayuda.

Una vez lisa, yo he opté por hacerle unas líneas verticales; por lo que con ayuda de una espátula pequeña fui haciendo desde abajo hacia arriba unas las líneas. No hay que apretar la espátula mucho, solamente presionar un poquito como si estuviéramos "acariciando" la tarta.

En la parte superior, también dibujé de la misma forma otras líneas, pero esta vez fueron curvas.

Por último, con los restos de bizcocho que teníamos reservados al nivelarlos, hice unas miguitas y con ellas decoré la Red Velvet.
También metí un poco de la crema en una manga pastelera con boquilla redonda y dibujé un cordoncito en la parte superior exterior de la tarta para darle un poquito de volumen.

Como podeis observar, no tengo fotos del paso a paso en cuanto a la decoración; lo siento pero se me olvidó... jajaja. Pero bueno, podéis ver el resultado final en las fotos :)

Reservar la tarta en la nevera hasta la hora de comer.
Ahora, solo queda coger un cuchillo, una espátula y ¡a servir!
Fotografía: José Manuel Ríos Valiente
Fotografía: José Manuel Ríos Valiente

Fotografía: José Manuel Ríos Valiente



Fotografía: José Manuel Ríos Valiente

También te puede interesar...

0 comentarios