Tarta Abizcochada de Queso de Oveja Curado

By 12:46 ,



¡Muy buenas a tod@s!

El otro día encontré en casa la mitad de un queso de oveja curado de un 1 kilo y 300 gramos; fue cortesía de mi abuela (estas abuelas como siempre tan exageradas). A mí me encanta el queso (vamos, que comería queso con queso) pero me pareció tanta la cantidad que pensé que hasta que se terminase pasaría muuuucho tiempo. Así pues, decidí hacer una tarta de queso de oveja.

Siempre he comido la típica que se hace con queso crema suave y me entró curiosidad por saber cómo estaba con este tipo de queso. La verdad es que está muy buena y sí que sabe a queso; así que, si eres de los que no soporta su sabor... no sé si te gustará; pero siempre puedes probar :)

He de confesar que buscaba una textura más cremosa, como la típica cheesecake; sin embargo me ha salido con una textura abizcochada. La próxima vez intentaré fundir el queso, añadirle un poco de queso crema y eliminar la harina, a ver si consigo ese toque. Pero mientras tanto, os dejo con esta receta porque, como ya os digo, también está muy rica y es otro punto diferente. Sin más que contar, os dejo la receta que "está como un queso" :)

Ingredientes:
300 gr. de queso de oveja curado
3 huevos grandes
160 gr. de azúcar
80 gr. de harina
1 cucharadita de levadura química o polvo de hornear
1 cucharadita de esencia de vainilla
3 cucharadas de leche
Mantequilla para el molde
Mermelada del sabor que más te guste para acompañar (opcional)

Elaboración:
Quitar la corteza del queso, rallarlo y reservar.

Con las varillas eléctricas, batir los huevos junto con el azúcar a máxima potencia hasta que tripliquen su tamaño. Este paso se puede hacer también con unas varillas de mano, sin embargo os costará un poco más.
Agregar la vainilla y seguir batiendo.


Tamizar la harina y levadura y agregar a los huevos. En este punto, batiremos a baja velocidad hasta que no queden restos de harina.


Agregar el queso de oveja rallado y las tres cucharadas de leche. Mezclar con una lengua o espátula con movimientos envolventes.


Engrasar con mantequilla la tartera o molde que vayamos a utilizar y echar la masa.


Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo durante 10 minutos.
Colocar el molde sobre una bandeja de horno con agua caliente para hacer un baño maría.
Hornear a 180º calor arriba y abajo durante 45 minutos. Si observas que la tarta se empieza a dorar por arriba y todavía le queda tiempo, tápala con papel de aluminio y sigue cocinando.
Una vez terminado el tiempo, pinchamos con un palillo; si sale limpio querrá decir que está lista.


Sacar del horno y dejar enfriar a temperatura ambiente. Si quieres, pasados 10 minutos puedes desmoldarla; pero yo he preferido dejarla en la propia tartera.

Una vez fría, conservar en la nevera hasta la hora de comer.
Puedes acompañar la tarta con la mermelada que más te guste; yo he elegido una mermelada casera de moras que me regalaron hace poco.

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Pero que receta más rica!! De queso curado!! Soy una apasionada del queso y cuanto más curado mejor! Que delicia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra saber que te gusta :D
      A mí me ocurre lo mismo, cuanto más curado más rico ;)

      Eliminar