Roscón de Reyes

By 14:06 ,

Hoy, por fin, os traigo hoy la receta que hice para el Día de Reyes, este magnífico Roscón de Reyes.


Os aviso, ¡es enorme! así que ya podéis comer bien. También podéis optar por dividir la masa en dos y hacer dos roscones.
Espero que os guste y la pongáis en práctica. 
Puede parecer un poco lioso pero seguro que os sale muy bien. 
Necesitáis dos días:
El primer día, haréis la masa madre y su fermento; y después la masa del roscón y sus dos fermentos.
El segundo día es para dar forma al roscón, hacer su tercer fermento, decorar y hornear; además de hacer el relleno y su montaje.
 
Ingredientes Masa Madre:
210 gr. de harina de fuerza
80 ml. de agua
50 ml. de leche
4 gr. de levadura fresca
3 cucharaditas de aroma de azahar

Elaboración Masa Madre:
En un bol, juntar la leche con el agua, el aroma de azahar y la levadura. Remover hasta disolver la levadura.
Añadir la harina tamizada y mezclar todo con ayuda de una lengua y después con las manos hasta obtener una masa homogénea. Formamos una bola, la introducimos en un bol y tapamos con papel film.
Fermentar esta masa unas 3 horas dentro del horno apagado o en una habitación cálida.

Ingredientes Roscón:
Masa Madre
320 gr. de harina de fuerza
12 gr. de levadura fresca
120 gr. de azúcar
1 pizca de sal
2 huevos
10 ml. de leche
Ralladura de 1 naranja
Ralladura de 1 limón
3 cucharaditas de aroma de azahar
3 cucharaditas de brandy
80 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)

Ingredientes para Decorar el Roscón:
1 Huevo
Almendra laminada
40 gr. de azúcar
1 cucharadita de aroma de azahar
Cerezas confitadas o fruta escarchada (opcional)

Elaboración y Decoración del Roscón:
En un bol grande, añadir la masa madre, la harina tamizada, la levadura fresca en trocitos, el azúcar y la sal. Lo mezclamos todo bien. 


Agregamos los dos huevos batidos, el brandy, el aroma de azahar y las ralladuras de limón y naranja (no echar las partes blancas porque amarga).
Empezamos a amasar con el gancho amasador si tenemos (si no, lo haremos con las manos) y vamos echando la leche. Amasamos unos 6-8 minutos.
A esta masa, le añadimos la mantequilla, que debe estar a temperatura ambiente, y amasamos 10 minutos más.


Después de este tiempo de amasado, veremos que la masa adquiere una consistencia brillante y muy elástica. Si la estiramos, parece una membrana. Si no es así, seguiremos amasando un poquito más.


Ahora, nos untamos un poquito las manos con aceite de girasol y también la mesa de trabajo.
Volcamos la masa encima de la mesa y vamos a hacer unos dobleces de la siguiente manera: 
Tal y como tenemos la masa encima de la mesa, estiramos de un extremo y lo llevamos al centro de la masa. Lo hacemos unas cuantas veces hasta formar una bola de masa.


Hecho esto, untamos un poquito un bol con aceite y metemos la masa. Tapamos con papel film y dejamos fermentar dos horas dentro del horno apagado o en una habitación cálida.


Pasado este tiempo, llevamos el bol a la nevera y dejamos fermentar toda una noche.
Al día siguiente, sacamos la masa de la nevera cinco minutos antes de manipularla.
La sacamos del bol, hacemos una bola e introducimos los dedos en el centro para hacer el hueco del centro del roscón. 


Vamos estirando poco a poco y dando forma con las manos para hacer la forma del roscón. Debemos dejar un diámetro central de unos 20 centímetros. Si vemos que la masa se nos pega mientras lo estiramos, podemos untarnos las manos con aceite de girasol.
Dada la forma deseada, forramos una bandeja con papel de horno y colocamos el roscón encima.


Dejamos reposar la masa dos horas dentro del horno apagado o en una habitación cálida. 


 Ha llegado la hora de decorar el roscón.


 Pintamos bien toda la superficie con huevo batido, echamos la almendra laminada y el azúcar previamente humedecido con una cucharadita de aroma de azahar.
El roscón suele llevar fruta escarchada, pero como a mí no me gusta, le he puesto unas cerezas confitadas para darle un poquito de color.

Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo; y cuando esté caliente, introducimos el roscón y horneamos a la misma temperatura durante 20-25 minutos.
Sacamos del horno y dejamos reposar 10 minutos.
Cortamos por la mitad y dejar enfriar ambas partes sobre una rejilla.

Ingredientes Relleno:
400 ml. de nata para montar
200 gr. de azúcar glas
250 gr. de queso mascarpone
1 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración Relleno:
En un bol añadimos el queso y el azúcar glas tamizada. Batimos bien hasta mezclar bien los dos ingredientes. Añadir el extracto de vainilla y la nata bien fría. Batimos con las varillas hasta montar.
Metemos la crema en una manga pastelera y guardamos 5 minutos en la nevera.

Montaje:
Ahora toca meter en el roscón las sorpresas. Yo no seguí mucho la tradición de la figurita y el haba; y en su lugar metí 20 céntimos y un cacahuete garrapiñado. Antes de introducir las sorpresas en el roscón, hay que envolverlas en papel film de cocina. 



Las colocamos donde más nos guste y rellenamos con la crema el roscón. Tapamos con la parte superior del roscón.
Conservamos en la nevera ya que el relleno lleva nata y queso.

Consejos:
Si el roscón no lo hacéis con una máquina o robot de cocina, el tiempo de amasado (al ser manual) será mayor. Lo importante es conseguir que la masa quede brillante y muy elástica.

Si optáis por no rellenar el roscón, las sorpresas se introducen bajo la masa una vez formado el roscón en la bandeja del horno; antes del último fermento del horneado.

 Ya sabéis, a quién le toque el haba; en este caso, el cacahuete garrapiñado, paga el roscón :)



También te puede interesar...

0 comentarios