Coulant de Chocolate con Salsa de Malibú y Crumble

By 17:14 , ,

Hola a tod@s y ¡FELIZ AÑO NUEVO!

Hoy toca nueva entrada para estrenar este 2016, y cómo no... con la receta que hice para Nochevieja. Este postre lo comí en un Restaurante llamado NAZCA de Sevilla y me gustó tanto que decidí recrearlo para esa noche. Este postre tiene tres componentes: el coulant, el crumble y la salsa de Malibú; pero todo es muy fácil de hacer. Puede parecer un poco pesado para la cena, pero veréis que la salsa de Malibú le aporta un punto refrescante que nos ayuda a comerlo.


El coultant es un postre que se come caliente o templado, por lo tanto lo hornearemos unos 30 minutos antes de servir. La masa se puede dejar preparada, pues hay que congelarla antes de hornear.
La salsa de Malibú también la debéis dejar preparada porque se tiene que servir muy fría. 
El crumble también se puede hacer con antelación.

Ingredientes Coulant: (6-8 unidades)
150 gr. de chocolate de cobertura
70 gr. de mantequilla
70 gr. de azúcar
70 gr. de harina
15 gr. de cacao en polvo
3 huevos
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1 pizca de sal

Ingredientes Salsa de Malibú:
150 ml. de nata
50 ml. de ron Malibú
80 gr. de azúcar

Ingredientes Crumble:
50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
50 gr. de azúcar
50 gr. de harina

Elaboración Coulant:
Derretir al baño maría  el chocolate junto con la mantequilla y dejar enfriar un poco a temperatura ambiente.
Montar los huevos junto con el azúcar con ayuda de unas varillas eléctricas hasta que tripliquen su tamaño. Les agregamos el chocolate atemperado, la media cucharadita de extracto de vainilla y la pizca de sal. Seguimos batiendo.
Tamizar la harina y la incorporamos. Mezclamos todo con una lengua mediante movimientos envolventes hasta que no queden restos de harina.
Vamos a preparar los moldes donde haremos los coulants. Podéis usar flaneras, pequeños tarros de cristal, moldes de aluminio, etc.; siempre y cuando sean aptos para el horno. En mi caso, he utilizado las bandejas de los cupcakes y que sirven muy bien para hacer los coulants puesto que quedan con forma de magdalena muy bonita.
Engrasar los moldes con un poquito de aceite de girasol y rellenar con la masa 2/3 de su capacidad. No llenéis el molde hasta arriba, ya que en horneado subirán un poco.
Llevamos los coulants al congelador mínimo durante dos horas.
30 minutos antes de servir el postre, será cuando horneemos los coulants.
Para hornearlos, precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo.
Sacamos los coulants del congelador y directamente los introducimos al horno a 200º durante 12-14 minutos. Terminado el tiempo del horneado, los sacamos del horno y dejamos reposar 10 minutos sobre una rejilla. Después los desmoldamos pasándole un cuchillo por el borde para facilitar que salgan del molde.

Elaboración Salsa de Malibú:
Una vez hayamos llevado los coultans al congelador, podemos preparar la salsa; puesto que debe estar muy fría cuando la sirvamos.
En un cazo, ponemos la nata junto con el azúcar y calentamos al fuego un poquito hasta que se disuelva el azúcar. Retiramos del fuego y añadimos el Malibú. Removemos bien y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Después lo llevamos a la nevera hasta la hora de emplatar.

Elaboración Crumble:
En un bol añadimos la harina, el azúcar y la mantequilla (que debe estar a temperatura ambiente). Mezclamos todo bien al principio con una cuchara y luego con las manos hasta que parezcan unas migas.



Forramos una bandeja con papel de horno y echamos las migas. Deben estar bien esparcidas para que se cocinen todas por igual.
Precalentar el horno a 160º e introducir las migas. Las horneamos a la misma temperatura con calor arriba y abajo y vamos observando cómo se empieza a derretir y se junta todo formando una lámina. Cuando empiece a dorarse, abrimos el horno y con una cuchara lo movemos, de tal manera que se despeguen los trocitos hasta conseguir otra vez unas migas. Dejamos dorar un poquito más. Cuando tenga un aspecto marroncito claro lo sacamos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente.


Idea de Emplatado:
Recién desmoldado el coultant (estará calentito), lo colocamos en el centro de un plato hondo. Al lado, le ponemos un poquito del crumble y en el fondo añadimos la salsa de Malibú bien fría. También podéis acompañar con un poquito de helado de nata. 

¡Veréis qué rico y elegante queda!

Solamente queda coger una cuchara, romper el coulant y ver cómo el chocolate cae lentamente de su interior.







También te puede interesar...

0 comentarios