Tarta Mousse de Yogur y Mermelada de Fresa

By 15:47

¡Hola!
Os dejo con la receta del fin de semana, esta tarta tan bonita.
La he hecho en dos días: el primero preparé todas las partes (mousse, bizcocho...); y el segundo la monté y decoré. Vosotras y vosotros podéis hacerlo todo en el mismo día, siempre y cuando dejéis tiempo suficiente el mousse en la nevera para que coja textura.


 
Ingredientes Mousse de Yogur:
4 yogures griego azucarados
2 claras de huevo
4 hojas de gelatina neutra
6 cucharadas de leche
4 cucharadas de azúcar
200 ml. de nata para montar

Ingredientes Bizcocho Genovés:
2 huevos grandes + 2 yemas (las que hemos separado de las claras para la mousse)
100 gr. de azúcar
100 gr. de harina
1 sobre de levadura química
1 cucharadita de extracto de vainilla
Mantequilla y harina para el molde

Ingredientes Almibar de Fresa:
100 gr. de azúcar
100 ml. de agua
1 cucharadita de mermelada de fresa

Ingredientes Mermelada de Fresa:
2 cucharadas de mermelada de fresa
2 cucharaditas de agua

Elaboración Mousse:
Separar las yemas de las claras (las yemas las guardamos en un recipiente y las conservamos en la nevera).
Montar las claras con una pizca de sal y una cucharada de azúcar. Cuando empiecen a blanquear, añadir otra cucharada de azúcar y terminar de montar. Reservar en la nevera.
Montar la nata, debe estar muy fría, con una cucharada de azúcar, cuando comience a espesar añadir otra cucharada más de azúcar y terminar de montar. Reservar en la nevera. 
Hidratar las hojas de gelatina en agua fría durante 10 minutos. Calentar la leche en el microondas hasta que hierva. Escurrir bien la gelatina y agregala a la leche caliente. Remover hasta disolver.
En un bol, añadir los 4 yogures y echar la leche con la gelatina. Mezclar bien con una espátula.
Añadir las claras y seguir mezclando. Cuando esté todo incorporado, echar la nata y volver a mezclar. Guardamos la mousse en una manga pastelera con boquilla. Cerramos la manga con ayuda de una pinza y la guardamos en la nevera mínimo 3 horas. Yo la he tenído toda una noche.

Elaboración Bizchoco:
Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo.
Batir los dos huevos junto con las yemas que tenemos en la nevera (las que separamos de las claras para la mousse) y los batimos junto con el azúcar hasta que dupliquen su tamaño. Agregar la cucharadita de extracto de vainilla y mezlcar con una espátula. Tamizar la levadura y la harina y añadir a la mezcla de los huevos. Con una espátula mezclarlo todo con movimientos envolventes hasta incorporar todo bien.
Engrasar con mantequilla y enharinar un molde (quitar el exceso de harina) y añadir la mitad de la masa (podéis hornear la masa entera y cuando el bizcocho esté frío cortarlo a la mitad). Hornear a 180º calor arriba y abajo durante 15 minutos (20 minutos si horneais la masa completa, sin dividirla). Sacar del horno, dejar templar y desmoldar. Enfriar encima de una rejilla. Volver a hacer lo mismo con la otra parte de masa. Como la tarta la he hecho de un día para otro, las planchas de bizcocho las he envuelto por separado en papel transparente (papel film) para que el bizcocho no se secara; pero si queréis, podéis empezarla y terminarla en el mismo día.

Elaboración Almibar:
Poner en un cazo al fuego el azúcar, el agua y la mermelada. Hervir durante 8 minutos. Apartar del fuego y dejar templar. Echar el almíbar en un recipiente y dejar enfriar por completo. Reservar tapado con papel film.

Elaboración Mermelada:
En un bol echar la mermelada y calentar a máxima potencia en el microondas durante 40 segundos. Añadir las dos cucharaditas de agua y batir con una batidora.

Montaje y decoración:
Colocar una plancha de bizcocho (la menos bonita) en un plato y, con la ayuda de un pincel,
pintar toda la superficie con el almíbar. Cubrir con mermelada de fresa y el mousse de yogur. Yo le he puesto tres capas de mousse. Echar por encima del mousse un poco más de mermelada. Ahora, bañamos con almíbar la otra plancha de bizcocho (la parte más fea pues es la que vamos a colocar boca abajo, es decir,  debe quedar en contacto con el mousse). Colocamos la segunda plancha de bizchoco y presionamos ligeramente para igualar los lados. Para finalizar, espolvorear la superficie de la tarta con azúcar glas y decorar con unos confetis comestibles. Los míos son de corazones.


También te puede interesar...

0 comentarios