Tarta de Calabaza

By 14:57

Hola  a todos y todas, hoy actualizo el blog con una receta de otoño. Aunque esta tarta es un postre típico en Estados Unidos para celebrar Acción de Gracias, en España también se cultiva la calabaza, así que... ¿por qué no hacerla? Además, para aquellos a quienes os guste Halloween, también es una genial idea para llevar a una fiesta. ¡Veréis qué buena está!


Ingredientes:
1 lámina de masa quebrada o pasta brisa (las venden preparadas pero también la podéis elaborar vosotros).
750 gr. de calabaza cruda y pelada.
170 gr. de azúcar moreno.
250 ml. de leche evaporada.
3 huevos.
1/2 cucharadita de canela en polvo.
1/2 cucharadita de jengibre en polvo.
1 pizca de nuez moscada.
1 pizca de sal.

Elaboración:
Precalentar el horno a 200º calor arriba y abajo.
Pelar y trocear la calabaza (trozos medianos). Cocerla en el horno a través de la técnica del Papillote o Papillot.
Yo lo he hecho de esta forma, pero podéis cocerla de manera normal con un poco de agua en una cacerola. Si no sabéis cómo se hace el papillote, lo explico al final de la receta**.

Una vez hecho el Papillote, meterlo en el horno precalentado y dejar a 200º calor arriba y abajo durante 35 minutos. Terminado el tiempo, sacar del horno y abrir el paquete. Cuidado con esto porque saldrá mucho vapor y os podréis quemar.

Como la calabaza suelta mucha agua, colocarla encima de un colador con un recipiente debajo para que quitar el exceso de agua. Dejar reposar durante media hora, aplastándola de vez en cuando para que termine de soltar el agua.

Con una batidora normal, triturar la calabaza hasta hacer un puré. Añadir los tres huevos y seguir batiendo hasta que estén incorporados. Después, agregar el azúcar y la leche evaporada y mezclar todo bien con unas varillas. Por último, agregar las especias (canela, jengibre y nuez moscada) y la sal. Mezclar todo bien.

Abrir el paquete que contiene la masa quebrada y desenrollarla junto con el papel que trae. Con la ayuda de un rodillo, y encima del mismo papel, la estiramos hasta tener el tamaño perfecto para nuestro molde. Colocar la masa en el molde ajustando bien la base y los bordes de manera que quede todo cubierto. Si sobra masa por los lados cortar el sobrante. Pinchar la base con un tenedor para que al hornear no suba como si fuera hojaldre.  




Truco: si mientras colocáis la masa se os rompe, no os preocupéis, utilizar los sobrantes que cortásteis para reparar las posibles grietas.

Echar el relleno en el molde y hornear a 180º (horno previamente precalentado) durante 60 minutos. Los primeros 15 minutos poner sólo calor por abajo, y a partir de ahí colocar calor por arriba y abajo. Como siempre, comprobar con la ayuda de un palillo pinchando en el centro de la tarta para saber si está hecha o no. Cuando el palillo salga limpio apagar el horno, dejar reposar un ratito dentro del mismo con la puerta abierta, y luego terminar de enfriar a temperatura ambiente.  

Truco: si el pastel sigue cocinándose y notáis que los bordes de la masa quebrada se están dorando mucho, colocar papel de aluminio por encima de la tarta y seguir horneando. De esta forma evitaremos que los bordes se quemen.

Consejo: Para acompañar la tarta os recomiendo nata montada; mejor montada por vosotros mismos pero ya sabéis, si no queréis montarla... podéis comprarla.

¡¡A disfrutar!!


** ¿Cómo hacer el papillote?

Una vez tengamos pelada y cortada la calabaza, procedemos a hacer el Papillote. Para ello, en una bandeja de horno, poner un buen trozo de papel de alumio de manera que ocupe toda la bandeja y colocar encima la calabaza, sin amontonar. Cubrir con otro trozo de papel de aluminio del mismo tamaño que el primero e ir doblando el papel de arriba con el de abajo de tal forma que nos quede un paquete con la calabaza dentro. Procurad que esté todo bien cerrado, para que cuando empiece a cocinarse no se escape el vapor. Si no sabéis muy bien cómo es esta técnica, buscad tutoriales en Internet.

También te puede interesar...

0 comentarios